Estrategias para la reducción del consumo energético (4)

Acciones y buenas prácticas para ahorrar energía.

En anteriores entradas del blog, relacionadas con la reducción del consumo energético, analizamos distintas medidas de mejora en la envolvente térmica del inmueble y en sus instalaciones.

 

No obstante, existen una serie de acciones que, aunque no intervienen en la calificación de eficiencia energética, nos permitirán reducir el consumo energético y económico en nuestro inmueble.

 

Fuentes de consumo de energía en una vivienda:

 

  • Climatización (A. Acondicionado + Calefacción)_47%
  • Agua caliente sanitaria_21%
  • Iluminación_16%
  • Electrodomésticos / pequeños aparatos_15% 

 

Consideraciones iniciales:

 

  • Una temperatura de confort sostenible es 21ºC en invierno y 26ºC en verano.
  • Por cada grado que aumente la calefacción o disminuya la refrigeración consumiremos entre un 8-10% más de energía.
  • Una diferencia de temperatura con el exterior superior a 12ºC no es saludable.
  • Una temperatura de 17ºC es cómoda para dormir.
  • La ropa que llevemos en el interior de la vivienda debe ser acorde con la estación del año.

 

Fuente:IDAE
Fuente:IDAE

Consejos para reducir el consumo:

 

 

Medidas generales

climatización

  • Controla la temperatura por habitaciones y horarios.
  • Evita tener las puertas y ventanas abiertas mientras está funcionando el sistema de climatización.
  • Elige bien la ubicación del termostato en la vivienda. Debe estar alejado de las fuentes de calor y frío e instalarse en las estancias más utilizadas.
  • Realiza un mantenimiento adecuado: revisiones periódicas, limpieza de quemadores, limpieza de filtros, purgado de radiadores, etc.
  Calefacción
  • Apaga la calefacción mientras duermes y, por la mañana, espera a ventilar la casa y cerrar las ventanas para volver a encenderla.
  • Para ventilar completamente una habitación es suficiente con abrir las ventanas 10 minutos.
  • Coloca válvulas termostáticas en radiadores o termostatos programables.
  • Reduce la posición del termostato a 15 ºC si te vas a ausentar unas horas.
  • Los radiadores de aquellas habitaciones que no se utilicen deben estar apagados.
  • No cubras los radiadores ni coloques objetos al lado, ya que dificultarás la adecuada difusión del aire caliente.
  • Utiliza correctamente persianas y cortinas: ciérralas por la noche para evitar pérdidas de calor y ábrelas por la mañana para aprovechar la radiación solar.
  • En general, los sistemas eléctricos de calefacción son los menos eficientes energéticamente, en cuanto a relación consumo – calor proporcionado.
  Refrigeración
  • Ventila a primera hora o durante la noche, cuando el aire es más fresco.
  • Los colores claros en el exterior reflejan la radiación solar y reducen el calentamiento interior.
  • Los elementos de protección solar como toldos o lamas regulables son sistemas eficaces para bloquear la radiación solar pero permitiendo la entrada de aire.
  • Favorece la circulación de aire abriendo ventanas en distintas fachadas (ventilación cruzada) o deja entornadas las ventanas para provocar pequeñas corrientes de aire.
  • Intenta que no les dé el sol a los aparatos de refrigeración y que tengan una buena circulación de aire.
  • Un ventilador, mejor si es de techo, puede ser suficiente para mantener el confort.
  Agua caliente
  • Una temperatura de 30-35ºC es cómoda para el aseo personal.
  • No dejes grifos abiertos inútilmente (afeitado, cepillado de dientes, etc.).
  • Duchándote consumes cuatro veces menos agua y energía que bañándote.
  • Coloca aireadores en los grifos, reductores de presión y cabezales de ducha de bajo consumo.
  • Instala sistemas de doble pulsador o de descarga parcial en el inodoro.
  • Un grifo monomando es más eficiente que dos grifos independientes para el agua fría y caliente.
  Iluminación
  • Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación natural.
  • Limpia los vidrios periódicamente para conseguir mayor luminosidad.
  • Utiliza colores claros en paredes y techos para mejorar la iluminación natural.
  • No dejes luces encendidas en habitaciones que no se estén utilizando.
  • Mantén limpias las lámparas y las pantallas para aumentar la luminosidad.
  • Elige lámparas de bajo consumo o de LED. En un año se recupera la inversión.
  • Coloca tubos fluorescentes donde se necesite luz durante muchas horas, como en la cocina.
  Electrodomésticos / pequeños aparatos
  • Ten en cuenta el etiquetado energético como un factor importante a considerar en la compra de un electrodoméstico.
  • Elige electrodomésticos que integren un programa de ahorro de energía.
  • No elijas aparatos más grandes ni más potentes de los que necesitas.
  • Apaga completamente los equipos. Los equipos en modo de reposo "stand by" pueden consumir hasta el 15 % de la energía de consumo habitual.
  • El adecuado mantenimiento y la limpieza de los electrodomésticos y pequeños aparatos ahorra energía y prolonga su vida.

Aunque algunas de estas medidas puedan parecer superfluas o insignificantes, hay que pensar en conjunto. Es mediante la suma de pequeñas acciones encaminadas a la reducción del consumo energético cuando se consigue un gran impacto positivo global.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Facebook y Twitter: