Claves para el éxito en una reforma.

Si estáis pensando en hacer cambios en vuestra vivienda, reformarla o simplemente darle un aire nuevo a determinados espacios, conviene tener en cuenta una serie de ideas que nos permitirán conseguir unos buenos resultados, evitando imprevistos y sorpresas desagradables.

 

- Piensa en lo que quieres conseguir con tu reforma.

 

El primer paso debería ser plantearse las necesidades que impulsan la reforma y que queremos conseguir con la misma.

 

Esta fase es la fase de investigación, de descubrir que nos gusta, que necesitamos, que espacios nos atraen y nos hacen sentir cómodos. De este modo, podremos definir las bases de nuestro proyecto.

Es importante valorar también la posibilidad de realizar al mismo tiempo otro tipo de mejoras (actualización, mantenimiento o renovación de equipos e instalaciones), puesto que ahorraremos dinero y tiempo si realizamos todas las obras a la vez.

 

- Contacta con un buen profesional.

 

Lejos de considerarse un gasto superfluo, un buen arquitecto conseguirá:

 

  • Planificar el proyecto de reforma, minimizando los problemas que puedan surgir.
  • Ahorrar en los costes finales de la obra.
  • Sacar el máximo partido a tu vivienda, considerando toda una serie de nuevos factores (visión global, no sólo decorativa) que posiblemente no hayas tenido en cuenta y aportando su experiencia e ideas.
  • Coordinar y supervisar los distintos trabajos, controlando la ejecución, y  reduciendo la duración y coste de los mismos.
  • Proporcionar toda la documentación técnica necesaria a la empresa constructora,  así como una medición exhaustiva de los trabajos y materiales que intervendrán en la reforma, de manera que puedas conseguir un presupuesto ajustado, real y cerrado; asegurándote que la obra reproducirá fielmente tus ideas.
  • Hacerse cargo de los trámites administrativos con el ayuntamiento, si fueran necesarios.
  • Solucionar los imprevistos que pudieran aparecer.
  • Dar consejo y resolver todas las dudas que tengas, liberándote en gran medida del estrés que supone una reforma.

 

En conclusión, con un arquitecto ahorrarás dinero en los costes de la obra, reducirás el tiempo de ejecución de la misma y obtendrás un mejor resultado, rentabilizando la inversión.

- Exige un presupuesto detallado.

 

A la hora de contratar a la empresa constructora que va a realizar la reforma, hay que tener en cuenta lo siguiente:

 

  • Asegurarse de que el constructor comprende perfectamente lo que queremos hacer, para poder así calcular los costes reales, evitando sorpresas. Aquí, el arquitecto juega un papel importante puesto que conoce la normativa, puede estudiar la viabilidad de la propuesta, proporcionarle al constructor toda la documentación técnica necesaria, realizar unas mediciones detalladas e incluso valorar los distintos presupuestos, una vez entregados.
  • Exigir presupuestos con precios desglosados por partidas, por metros cuadrados y por unidad. Aceptar un presupuesto que no esté desglosado de esta forma implica que cualquier modificación una vez iniciadas las obras puede suponer un incremento no justificado en el coste de la misma.
  • Pedir varios presupuestos, no para elegir directamente el más barato sino para conocer mejor el coste de la reforma y a la empresa que la va a llevar a cabo.
  • Al comparar varios presupuestos, asegúrate de que ambos se componen de las mismas partidas, materiales, calidades y acabados, y si está incluido o no el IVA y el plazo de ejecución.
  • El presupuesto es un documento vinculante tanto para la empresa constructora como para el cliente, debe firmarse por ambas partes una vez aceptado, ya que si no, no se pueden pedir responsabilidades.

- Controla la ejecución de la obra.

 

Es importante llevar un control de las obras que se están realizando y asegurarte que todo se desarrolla según lo previsto.

 

Durante la reforma, es posible que surjan modificaciones o cambios. Estos imprevistos han de solucionarse y valorarse en el momento. Si el presupuesto está desglosado no habrá problema en comprobar que estas modificaciones se valoran justamente. Obviamente si es un técnico el que ha realizado el proyecto y el seguimiento de las obras, los problemas que pudieran surgir se minimizan.

 

- Piensa en las molestias que puedas ocasionar.

 

Antes de iniciar las obras, informa a tus vecinos de las fechas previstas de inicio y finalización de las obras, y no olvides dar las gracias por su comprensión y disculpas por las molestias que puedas ocasionarles.

 

Sé precavido y saca licencia de obras si es necesario, así estarás cubierto ante cualquier protesta.

 

Protege los elementos que puedan ser deteriorados durante el transcurso de las obras; como el ascensor, la escalera, el rellano o la puerta de entrada a la casa.

 

Asegúrate de que se limpian los espacios comunes al finalizar cada jornada, evitando problemas y quejas de los vecinos. En este sentido, es muy conveniente que la limpieza y la retirada de escombros también figuren en el presupuesto de la obra.

 

_________________

 

Si tenemos en cuenta estas pautas, conseguiremos que nuestras ideas se lleven a la práctica de la mejor manera posible, pudiendo disfrutar de nuestra nueva vivienda con la garantía de un trabajo bien hecho.

 

En un artículo anterior del blog relacionado con este tema, dimos una serie de consejos para poder sacar el máximo partido a tus ideas.

Puedes acceder directamente haciendo click sobre el siguiente enlace:

 

Reformas en casa. Cómo sacar más partido a tus ideas.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Facebook y Twitter: