Reformas en casa. Cómo sacar más partido a tus ideas.

1. Piensa lo que quieres / necesitas.

 

Plantéate que quieres conseguir con la reforma, investiga, descubre qué te gusta, ilusiónate, comparte tus ideas, déjate aconsejar.

 

Sienta las bases de tu reforma. Diferencia entre lo esencial y lo que estarías dispuesto/a a renunciar.

 

Piensa en la funcionalidad y la comodidad, en el día a día. No te conviertas en un esclavo de tu casa.

 

2. Tu vivienda expresa tu personalidad.

 

Ordena tus ideas y adáptalas a los futuros espacios de tu vivienda, pensando en la función que tienen que cumplir y qué es lo que haría falta para que te sintieras cómodo/a en ellos.

 

Las revistas, programas de decoración y blogs son una gran fuente de inspiración, pero de ahí debes sacar ideas y conceptos. No intentes “copiar la foto” en tu vivienda.

 

No existe una solución única para las reformas. Cada vivienda es diferente, cada persona es diferente.

 

3. Aprovecha el espacio y las condiciones naturales de tu vivienda.

 

Planifica los espacios para diversos usos, donde se puedan conjugar las zonas de descanso con la de trabajo o el ocio. Busca la funcionalidad y evita los espacios residuales.

 

Unir diferentes espacios, eliminar pasillos o utilizarlos no sólo como zonas de paso, hará que ganemos espacio y que distintos usos sean compatibles, creando espacios flexibles, polivalentes, con mayores posibilidades de transformación o cambio, pudiéndose disfrutar de maneras diferentes.

 

Exprime el espacio e intenta preveer espacios de almacenaje, una distribución extremadamente limpia puede obligarte después a colocar mucho mueble, desvirtuando tu idea inicial. El hueco bajo la escalera, el pasillo, los quiebros o los espacios residuales junto a los pilares pueden convertirse en espacios de almacenamiento.

 

Ten en cuenta ventanas, pilares y bajantes a la hora de plantear la reforma. En los baños, por ejemplo, si quieres trasladar el wc lejos de su posición actual, debes ser consciente que aparecerá un escalón para disimular el colector, o tendrás que recurrir a una trituradora.

 

Aprovecha la luz y la ventilación natural de tu vivienda. Sácale partido a sus puntos fuertes.

 

4. Calcula tu presupuesto.

 

Piensa bien lo que quieres / puedes gastar y ponte límites.

 

Reserva un pequeño margen de tu presupuesto para imprevistos. Hay muchos factores que pueden influir en el presupuesto de la reforma una vez empezadas las obras: mala planificación, vicios ocultos, mal estado de las instalaciones… así como cambios o decisiones que incorpores sobre la marcha.

 

5. Piensa a medio / largo plazo.

 

Una reforma es un buen momento para mejorar tu vivienda en determinados aspectos que “no se ven”, pero que son de gran importancia para nuestro confort y que suponen un ahorro importante a medio / largo plazo, como pueden ser la renovación de determinadas instalaciones o electrodomésticos, la adición de aislamiento en paredes y/o techos, etc.

 

Una única reforma supone un ahorro importante, en dinero y tiempo, frente a varias reformas parciales.

 

Elige materiales de buena calidad. Consulta las calidades presupuestadas y valora su ficha técnica, garantías y si se adaptan a tus necesidades. Una mala elección supondrá un mayor gasto en el futuro al tener que volver a cambiarlos. Desconfía de presupuestos excesivamente bajos.

 

6. Sé parte activa de tu reforma.

 

Los trabajos deben ser realizados por profesionales, especialmente si hablamos de una reforma donde se modifiquen tabiques o instalaciones.

 

No obstante, hay muchos trabajos que puedes hacer tú mismo, como instalar vinilos, espejos, mamparas y otros accesorios, pintar, cambiar tapicerías, montar muebles, crear estanterías en aquellos espacios o recovecos que antes eran inservibles, transformar o restaurar los muebles que ya tengas, etc.

 

No tengas miedo a experimentar con el color, simplemente con la elección de la pintura puedes conseguir efectos y ambientes diferentes. Los colores claros aportan luminosidad, haciendo que las estancias parezcan más amplias y, combinándolos con otros más oscuros (o con vinilos, papel de pared, paredes de ladrillo visto, de hormigón, etc.), conseguirás destacar ciertos elementos.

 

_________________

 

Al margen de lo comentado anteriormente, desde Aene1 Arquitectos te recomendamos contactar con un profesional.

 

Un buen profesional sabrá sacar el máximo partido a tu vivienda, trasladando tus ideas a cada espacio concreto y contribuyendo con otras nuevas. Te aconsejará, aportando sus conocimientos y experiencia. Además, coordinará y supervisará los distintos trabajos, minimizando los imprevistos, y sabrá aprovechar al máximo tu presupuesto.

 

El gasto que supone contratar a un profesional se amortiza por la reducción en los costes finales de la reforma y el tiempo de duración de la misma. Por otra parte, te liberará de gran parte del estrés que supone realizar obras en casa y tendrás la garantía de un trabajo bien hecho.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Buford Fulgham (viernes, 03 febrero 2017 09:39)


    I am regular visitor, how are you everybody? This piece of writing posted at this website is in fact good.

  • #2

    Wendie Flore (viernes, 03 febrero 2017 16:42)


    Fantastic post but I was wondering if you could write a litte more on this subject? I'd be very thankful if you could elaborate a little bit more. Kudos!

Síguenos en Facebook y Twitter: