Aprobado el nuevo Real Decreto de Certificación Energética.

El Consejo de Ministros ha aprobado un nuevo modelo de política de vivienda, a través de una serie de iniciativas para fomentar el alquiler, la rehabilitación y la eficiencia energética en los inmuebles. Entre estas iniciativas se incluye la aprobación definitiva del nuevo Real Decreto de Certificación Energética.

 

Cumpliendo la normativa europea, a partir del 1 de junio, los propietarios de los inmuebles deberán disponer de un certificado de eficiencia energética para poder vender o alquilar los mismos, y ponerlo a disposición de los compradores o arrendadores (quedando exentos los alquileres que tengan una duración inferior a cuatro meses). 

 

 

 

Este certificado evaluará la eficacia del inmueble respecto al consumo de energía, otorgándole una calificación que se traduce en una etiqueta energética. Este documento tendrá una validez de 10 años.

 

Además de la información objetiva sobre sus características energéticas, el certificado deberá incluir recomendaciones para la mejora de la eficiencia energética del inmueble.

 

El objetivo de la medida es fomentar el ahorro y la eficiencia, así como introducir la eficacia energética como otro elemento más a valorar y comparar en los edificios.

 

 

 

 


A la espera de que el texto definitivo sea publicado en el BOE, parece que el documento no ha sufrido grandes variaciones respecto al proyecto de Real Decreto. En cuánto salga publicado, analizaremos el contenido definitivo y os mantendremos informados.

 

Por otra parte, dentro de estas iniciativas, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía IDAE, pondrá en marcha próximamente un plan con 100 millones de euros en ayudas públicas directas y/o préstamos reembolsables a actuaciones de mejora de eficiencia energética en aislamiento sobre la envolvente y las instalaciones térmicas de los edificios existentes de uso residencial, así como la incorporación de energías renovables.

 

Se considerarán actuaciones susceptibles de ayuda las actuaciones integrales en edificios de viviendas siempre que comprendan una o varias de las siguientes medidas que mejoren la calificación energética del edificio o viviendas afectadas.

 

  • Mejora de la eficiencia energética de la envolvente térmica de los edificios de viviendas existentes.
  • Mejora de la eficiencia energética de las instalaciones térmicas de los edificios de viviendas existentes.
  • Sustitución de energía convencional por biomasa en las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria de los edificios de viviendas existentes.
  • Sustitución de energía convencional por energía geotérmica en las instalaciones de calefacción, refrigeración y producción de agua caliente sanitaria de los edificios de viviendas existentes.

 

Si deseas ver la información publicada por el Consejo de Ministros, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo o el IDAE, no tienes más que hacer click en los siguientes enlaces:

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Síguenos en Facebook y Twitter: